Archivo del blog

martes, 22 de septiembre de 2015

Bollos de coco

Hace un par de semanas fui a la tienda de la esquina a comprar fruta y verdura y le pregunté a la tenía si tenía coco rallado... vi un tarro enorme sin estrenar y me lo compré... merecía la pena. Era una señal, tenía que hacer los bollos de coco a los que tantas ganas les tenía. Y... adivinad: es de uno de los libros de TGBBO, concretamente el de la segunda edición del programa.
Es una masa de bollería muy fácil, porque no es nada líquida pero al llevar huevo aporta mucha esponjosidad, con lo cual es apta tanto para panarras novatos como para gente que no tiene amasadora. Yo, de hecho, la hice a mano porque de mola meter las manos en la masa.
Además, si seguís mi consejo, le ponéis poca levadura y tenéis paciencia en el proceso de levado, los bollos os durarán esponjosos más tiempo. Normalmente en las recetas de bollería se abusa de la levadura porque las masas cargadas de grasa tienen un pelín más difícil eso de la fermentación pero al abusar de la levadura ahorramos tiempo en el proceso pero la duración se reduce. Éstos al tercer día se podían comer y al  cuarto estaban un poco más secos... nada que no se solucione con una pasada por el tostador. También influye la conservación: yo los meto en un recipiente hermético para que tarden más en secarse.
Vamos con la receta, pues! Ingredientes:
25 gr de coco deshidratado
1 cucharadita de azúcar glass
500 gr de harina de fuerza eco de El Amasadero, que sabéis que es mi favorita!
60 gr de mantequilla a temperatura ambiente
2 gr de levadura seca de panadero
40 gr de azúcar caster o azúcar fino
Una pizca de sal
Un poco de ralladura de limón ( mi toque)
2 huevos grandes a temperatura ambiente... yo puse de mis gallinas!
Unos 200 ml de leche



Para el relleno:
100 gr de coco rallado
50 gr de mantequilla
 50 gr de azúcar moreno
Un poco de ralladura de limón (mi toque)



Lo primero que haremos será tostar en una sartén los 25 gr de coco de la masa... ojo que se quema rápido! Es suficiente con que coja un poco de color! mezclamos con el azúcar glass y dejamos enfriar.


Para hacer la masa ponemos en un bol los ingredientes secos y añadimos la mantequilla, que tendremos que deshacer con la yema de los dedos dentro de la harina. Mezclamos los huevos con la leche y los vamos incorporando a la harina. Pasamos a la superficie de trabajo y amasamos unos 10 minutos o hasta que la masa se vuelva suave y elástica. Por último añadimos el coco que teníamos tostado.  Dejamos la masa levar en un recipiente hermético o cubierta con papel film hasta que doble el tamaño.
Mientras tanto podemos preparar el relleno: tostamos el coco hasta que se dore e incorporamos la mantequilla y el azúcar hasta que se derrita. Dejamos enfriar.




Pasamos la masa a la encimera, quitamos el aire, dividimos en 12 porciones y boleamos. Aquí un vídeo del boleado:

video

Después extendemos las bolitas con el rodillo hasta que tengan unos 10 cm de diámetro, extendemos el coco por encima y formamos. El vídeo que aparece a continuación no es de los bollos, es con un trozo de masa de pan que le robé a mi padre, pero en él se ve el proceso de formado mejor que explicándolo con palabras, la verdad.
El objetivo de este formado es dejar el coco dentro del bollo. No os preocupéis si se sale algo, al fin y al cabo es seco!
video



Una vez que ya los tenemos formados los cubrimos con film y los dejamos levar otra vez. Ponedlos separaditos en las bandejas para que no se peguen!
Cuando estén casi poned el horno a calentar a 200º .
No necesitan ser pintados con leche no huevo ya que con el horneado adquieren u color precioso.
Cuando el horno esté caliente pulverizamos un poco de agua dentro y horneamos durante unos 20 minutos. Así quedan por dentro:


A mi me ha gustado la receta, y supongo que repetiré...
Espero que a vosotros os guste también!

No hay comentarios:

Publicar un comentario